domingo, 11 de diciembre de 2011

All I want for Christmas...

Si, una vez más, ya queda poco. esta es una época muy tierna, ¿verdad? pero dependiendo del momento también es bastante triste...yo,sin ir más lejos, he disfrutado estas fiestas siempre, son mis favoritas, y no por hacer en ellas nada especial, sólo pasear, admirar las luces, patinar sobre hielo, comprar detallitos a los que más quiero...me encantan los villancicos en clave de pop, rock y soul, al igual que los más clásicos, el turrón, el mazapán, los polvorones...todo.
Y, sin embargo...no me encuentro bien, no es lo mismo esta vez, pero esto pasa desde hace muchos años ya.
Pero hasta este no quise darme cuenta. De pronto, ella y tú ya no abrís juntas los regalos, la chimenea ya no calienta esas sonrisas de complicidad cuando queríais romper el papel brillante que contenía vuestros sueños, hoy el árbol ya no es tan grande como solía,  los mayores ya son (más) mayores, se han cansado de subirse a la silla a poner la estrella que a ti tanto te hacía soñar de pequeña. Hoy estás sentada en el sofá, los apuntes a un lado (dichosa facultad), la miras a ella, más joven, más guapa, más...todo. Como siempre. Pero esta vez viene, te da su regalo (tu le das el tuyo, sonrisa forzada, al ver que a ella este cambio ¡¡¡parece darle igual!!!), sonrisas de agradecimiento de gente que parece que se ha hartado de verse tanto tiempo (10 minutos, ¡que pesadez!) y luego, nada, se va, os veis mañana, sois las niñas de ese cuento que nunca acaba,  pero que con los años empeora, al contrario que el vino que sigue abierto en la mesa. Desearías echar un buen trago, olvidar el dolor de la indiferencia que te causa que aquella a la que siempre quisiste diga que ya da igual, que ha madurado, que ahora qué es la Navidad...Para ciertas cosas es horrible madurar, pequeña, ¿Por qué perder esa tradición de felicidad y sonrisas, por qué perder esa ilusión, esa complicidad, por qué dejarlas de lado?
Nos seguimos queriendo...pero has cambiado, para ti seré pasajera, en cuanto vuelva a Santiago sólo seré unas líneas en el chat, tú te desviarás camino a Ourense, llegarás a Allariz, con esas chicas jóvenes igual de emparentadas que nosotras, con las que tienes más (¿amistad?) relación, la que, espero, no sigas sólo por lo que digan tus padres, saldrás en esas fotos de chica Hollywood correcta y especial.
Y yo, de lejos, admiraré cómo creces, mi pequeña "ratiña"...como he hecho desde que naciste.
Feliz Navidad, pequeña.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
A todos mis lectores, gracias por seguirme este año, Felices Fiestas. 

1 comentario:

Tyr dijo...

Always look on the bright side of life