sábado, 5 de noviembre de 2011

Maite zaitut

Somos fuertes contra las tentaciones fuertes y débiles contra las débiles, pero cuando caemos en la más grande de nuestras tentaciones se convierte en una adicción insaciable, nunca nos basta, es un mal que te hace sentir más viva que nunca, un mal sin el cual no podríamos vivir, el más bello de todos.
Para mí, la mayor tentación es tu mirada, y tú, mi más auténtica adicción.