miércoles, 15 de junio de 2011

Silencio

Me he olvidado de la música.
Así de simple, así de horrible...esa serena certeza.
Me he olvidado de la música.
Pensaréis que es ridículo, pero no, esta vez el vacío es tan absoluto que ni ella me acompaña. Ahora mismo estoy en el autobús de transporte metropolitano, saliendo de la ciudad, hacia mi casa. Mi reproductor de música se ha quedado sin batería, pero eso no es nada trágico...lo trágico es el silencio que grita en mi cabeza.
Hace tan solo unos minutos no lo percibía, estaba centrada en esa sonrisa triste que enmarca las despedidas, en verle marchar, de espaldas a mí, mientras yo esperaba a entrar en el bus.
Entonces, en cuanto encontré un sitio para sentarme y miré por la ventana, esperé a que surgiera, conocía la sensación : en cuanto dejara de pensar en ese último beso, en cuanto el vehículo arrancara y me llevase de vuelta a casa, en mi cabeza empezaría a resonar una canción, fuese por el motivo que fuese. Podría ser una que me acababa de hacer escuchar él, una que se me hubiera acordado por alguna frase, por algún momento de esos que se te quedan grabados, una que no se me hubiese ido de la cabeza en todo el día...
Y sólo encontré silencio.
Si.
Silencio.
Oscuro, irónico, macabro, triste silencio...y lo único que pude pensar es que me lo enviaba el Karma.
Por primera vez en mi vida no escuchaba música ni me aislaba del mundo hasta llegar a mi destino, si no que por mucho que buscara en mi cabeza, sólo oía el retumbar del molesto motor del autobús, las conversaciones banales de quien se encuentra por casualidad en él con un conocido a quien en realidad no tiene nada que contar y que no siente necesidad de ver, los chillidos de adolescente de alguna que comparte con sus amigas la mirada que le dedicó el "buenorro" de la segunda fila...durante 3 segundos exactos.
Y (cómo no) la típica conversación con el conductor que empieza por..."vaya, parece que cambia el tiempo..."
Si.
Hay momentos en los que, aunque quieras, el mundo no te deja refugiarte, ni tan siquiera de ti misma.

sábado, 4 de junio de 2011

Despedida...

Entrelaza su mano con la de ella, la mira a los ojos, esos ojos que ahora brillan por las lágrimas que no dan caído, y le dice:
- Mira esto- alza sus manos unidas- ¿encajan?
Ella asiente con una media sonrisa.
-Pues entonces, ¿ Para qué quieres más?


Russian Red onde a chuvia é Arte


En este espacio quería hacer especial mención a un concierto al que fuí este sábado pasado y que fue uno de los que más disfrute en lo que llevo buceando por este tipo de música indie/rock/alterativa: Russian Red en SdC.

Una hora y media de tranquilidad, armonía, letras que emocionan y música que te guía hasta la calma, además de momentos divertidos como con la canción Cigarettes y They don't believe que le aportaron un toque fresco y chispeante al concierto.
Mi enhorabuena a Lourdes, Charlie y demás componentes que  han conseguido hacerme pasar un gran rato con mis amigas mientras disfrutaba de la buena música. :)