sábado, 31 de diciembre de 2011

In the end

Esta noche, todo lo que hay debajo de la piel, no importará. Se acaba el año, pienses lo que pienses, sientas los que sientas, todo quedará tras la máscara, hay que acabar bien el año, acabarlo bien para los que te quieren, para los que te ven sonreír.
Medias finas, vestido corto, pelo recogido en un moño rizo y desenfadado. Las sombras oscuras y el delineador completan la máscara perfecta de tu piel. El carmín suave, para no recargar demasiado algo que, de todas formas, para ti ya es falso.
Sonríes al espejo, te ves guapa, perfecta. Todo lo contrario a como te sientes por dentro. En tu interior el estómago ha dejado florecer las mariposas de los nervios. Aquella llamada no fue lo que te esperaste. O quizás si, pero te ha dejado una sensación que no sabes describir.Querrías que estuviese aquí. No saldrías, por que quieres estar con él. Sales por tu amiga, por divertirte un poco, por que es lo que se espera de ti. ¿Pero qué es lo que quieres en realidad? Piensas en él y dices "a ti ". Está lejos, las navidades están para pasarlas con tus seres queridos, y el más importante no puede estar contigo.
Pero te recompones, sus pendientes cerca de tus oídos, donde querrías que se encontrara su boca, con todas esas palabras bonitas que siempre te dice. Los ves y te sientes morir, os echáis de menos y no podéis hacer nada.
Vas a la sala, a tu familia le encanta lo que ve, estás perfectamente colocada en tu sitio. Tocan las campanadas, las uvas y el champán estropean un poco el carmín. El primer par de besos es para tu padre. Pero en realidad pertenece a otro.
Te calzas los tacones, y esperas, ella llamará pronto. Irás allí a darlo todo y a esperar a que amanezca, esta vez la noche si que es joven.
Sales al frío de la calle. Le recuerdas. Le mandas un Te quiero, y caminas, el paso fuerte, la seguridad de la diva en tus andares.
Fachada perfecta.
Feliz año nuevo, muñequita de cristal. Empieza la función.
_____________________________________________________________________________

Feliz año a todos los bloggers. Gracias por estar ahí. Besos

domingo, 11 de diciembre de 2011

All I want for Christmas...

Si, una vez más, ya queda poco. esta es una época muy tierna, ¿verdad? pero dependiendo del momento también es bastante triste...yo,sin ir más lejos, he disfrutado estas fiestas siempre, son mis favoritas, y no por hacer en ellas nada especial, sólo pasear, admirar las luces, patinar sobre hielo, comprar detallitos a los que más quiero...me encantan los villancicos en clave de pop, rock y soul, al igual que los más clásicos, el turrón, el mazapán, los polvorones...todo.
Y, sin embargo...no me encuentro bien, no es lo mismo esta vez, pero esto pasa desde hace muchos años ya.
Pero hasta este no quise darme cuenta. De pronto, ella y tú ya no abrís juntas los regalos, la chimenea ya no calienta esas sonrisas de complicidad cuando queríais romper el papel brillante que contenía vuestros sueños, hoy el árbol ya no es tan grande como solía,  los mayores ya son (más) mayores, se han cansado de subirse a la silla a poner la estrella que a ti tanto te hacía soñar de pequeña. Hoy estás sentada en el sofá, los apuntes a un lado (dichosa facultad), la miras a ella, más joven, más guapa, más...todo. Como siempre. Pero esta vez viene, te da su regalo (tu le das el tuyo, sonrisa forzada, al ver que a ella este cambio ¡¡¡parece darle igual!!!), sonrisas de agradecimiento de gente que parece que se ha hartado de verse tanto tiempo (10 minutos, ¡que pesadez!) y luego, nada, se va, os veis mañana, sois las niñas de ese cuento que nunca acaba,  pero que con los años empeora, al contrario que el vino que sigue abierto en la mesa. Desearías echar un buen trago, olvidar el dolor de la indiferencia que te causa que aquella a la que siempre quisiste diga que ya da igual, que ha madurado, que ahora qué es la Navidad...Para ciertas cosas es horrible madurar, pequeña, ¿Por qué perder esa tradición de felicidad y sonrisas, por qué perder esa ilusión, esa complicidad, por qué dejarlas de lado?
Nos seguimos queriendo...pero has cambiado, para ti seré pasajera, en cuanto vuelva a Santiago sólo seré unas líneas en el chat, tú te desviarás camino a Ourense, llegarás a Allariz, con esas chicas jóvenes igual de emparentadas que nosotras, con las que tienes más (¿amistad?) relación, la que, espero, no sigas sólo por lo que digan tus padres, saldrás en esas fotos de chica Hollywood correcta y especial.
Y yo, de lejos, admiraré cómo creces, mi pequeña "ratiña"...como he hecho desde que naciste.
Feliz Navidad, pequeña.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
A todos mis lectores, gracias por seguirme este año, Felices Fiestas. 

sábado, 5 de noviembre de 2011

Maite zaitut

Somos fuertes contra las tentaciones fuertes y débiles contra las débiles, pero cuando caemos en la más grande de nuestras tentaciones se convierte en una adicción insaciable, nunca nos basta, es un mal que te hace sentir más viva que nunca, un mal sin el cual no podríamos vivir, el más bello de todos.
Para mí, la mayor tentación es tu mirada, y tú, mi más auténtica adicción.

viernes, 7 de octubre de 2011

Thursday night

Un piso de estudiantes a las afueras de la ciudad, a diez minutos del campus; en el salón, una fiesta.
Si subís las escaleras iréis a la parte de arriba del dúplex, tres puertas a tres habitaciones.
Pero sólo una de ellas está cerrada.
La música se oye de fondo, se oye a la gente cantando a través de un micrófono ridiculizando alguna que otra canción, y risas. Muchas risas.
Ante todo deciros que no está pasando lo que os esperáis en ese cuarto. Al menos ese día no.
Ella está de pie frente al escritorio, mirando la foto que le ha regalado a él por su cumpleaños, el motivo por el que están ahí.
Él sale del cuarto de baño, se miran, no saben que decirse, pero en realidad no hace falta, han pasado juntos lo suficiente como para entenderse con la mirada.
Alguna que otra riña pasajera aderezada (sólo ligeramente) con el alcohol ha hecho que hoy se encuentren en su habitación, una situación distinta a las anteriores. Pero nada hará que esa noche se derrumbe, están allí por él, sus amigos están abajo, bebiendo, riendo, disfrutando...y ellos no quieren ser menos.
Poco a poco empiezan a besarse, todo está aclarado, no hay que discutir. La cama recibe su abrazo, sus besos, sus palabras de cariño. Otro día en su historia, cada día distinta, preciosa.
Bajan al salón con los demás, se sientan en un hueco mientras esperan a ver cómo prosigue la noche.
Él se levanta y coge el micrófono, la invita a cantar, esta vez con él. Ella no sabe si reír o llorar, le da algo de vergüenza esas escenas en público.
Pero canta, el la abraza por detrás mientras ella se ríe, eligió un grupo que sabe que a ella no le gusta nada, se ríe de ella, con ella, como siempre.
Se miran un momento y ella piensa que es verdad, a veces las noches pueden ser fantásticas.

martes, 6 de septiembre de 2011

Desde pequeña has estado conmigo


Hace 65 años que nació la mejor voz que he escuchado jamás.
Y hace 20 años que el mundo sufrió su pérdida.
Justamente un año y unos meses antes de que yo naciera.
Dicen que no puedes echar de menos algo que nunca has tenido.
Yo echo de menos saber qué se siente en uno de sus conciertos o, simplemente, saber que está vivo.
De pequeña mi padre me ponía tus canciones, yo las bailaba, inocente de mí, no sabía que honraba una pérdida tan grande.
Desde aquella nunca fuí capaz de dejar tu música a un lado, por mucho que cambiaran mis gustos, siempre estabas ahí.
Y seguirás estandolo, por muchos años.
Desde aquí hago una promesa que además es mi sueño, cuando se cumplan 25 años de tu muerte iré a Montreau, a donde está tu estatua, justamente el día 14 de Noviembre, para escuchar tus canciones admirando tu imagen de hierro. Lo prometo por todo lo que más quiero.
Nunca dejaré de escucharte Freddie Mercury.

jueves, 25 de agosto de 2011

Sólo un por qué habría bastado

Y ellos parecen no saber lo frustrante que son sus prohibiciones , lo que me gustaría gritar a los cuatro vientos lo que quiero y que no pueden impedírmelo, que es mi vida y hago con ella lo que quiero y con quien quiero, saber que por mucho tiempo que pase seguirán sin fiarse ni confiar en que todo esta bien y que lo que yo quiero es un error y que está mal. Quiero poder decirles que aunque bajo su techo, soy mayor de edad, que aunque me equivoque es el precio que tengo que pagar, que sin esas experiencias la vida no es nada, sólo un disfraz, que quiero sentir todo lo que me está vetado sin razón. Por que dicen que hay MUCHAS RAZONES por las que no puedo, pero NUNCA me han explicado ni la más mínima...si es que "es sólo por mi bien"...¿mi bien?...
¿O más bien su tranquilidad?...ya no lo sé.
Mientras sólo escucho tu voz al teléfono, viendo lo que esto nos afecta...echándote de menos.
Por que dicen que no puedes echar de menos algo que nunca has tenido...yo echo de menos la libertad.
Y no. No la he probado jamás.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Lo que no te enseñan los libros

Lo que no te enseñan los libros es a vivir.
Te enseñan matemáticas, lengua, geografía...
Pero, ¿Quién te enseña a vivir? ¿A volver a intentarlo tras la primera (segunda, tercera) caída?¿Quién te dice que no debes rendirte? ¿Cómo comportarte si no sabes qué hacer? ¿Cómo sobrellevar la tristeza, la incertidumbre? ¿A no tachar tus errores sino a aprender de ellos?
No son los libros.Son las personas que te quieren.
Él me enseñó a no decir jamás nunca, excepto a aquello que sentimos.
Él me enseñó que por muy dura que sea la vida, lo mejor que puedes hacer para devolverle el golpe es mostrarle tu mejor sonrisa, aunque esté bañada en lágrimas.
Él me enseñó que si alguien te ha herido, no debes pensar que todo el mundo te quiere hacer daño, que hay gente que te protege, gente como él.
Él me enseñó que no soy sólo los defectos de los que le hablo, que a mi manera soy jodidamente, perfectamente imperfecta, guapa, risueña, maravillosa.
A mi manera.
Él me ha enseñado parte de lo que me perdía de esta vida, me ha enseñado a quererme.
Pero hay algo que tiene que aprender.
Nunca me querré más de lo que le quiero a el.

martes, 23 de agosto de 2011

Hablemos


Hablemos de ruina y espina
Hablemos de polvo y herida
De mi miedo a las alturas
Lo que quieras, pero hablemos;
de todo menos del tiempo
que se escurre entre los dedos...

Otro gran grupo y otro gran concierto :)



Cuando...

...una amistad se apaga, cuando nada es lo mismo, en ese hueco que ocupaba esa personita solo queda un extraño vacío decorado con esos recuerdos, dulces por lo que pasasteis, pero amargos por que ya no volverán esas sonrisas de complicidad.
Cuando una amistad se apaga se pierde parte de ti con ella.
Te echo de menos.

lunes, 22 de agosto de 2011

Aviso

Por motivos que ni siquiera yo entiendo mucho, quiero que sepáis que voy a cambiar el título de este blog y también la dirección web, para que no os asustéis si de pronto tenéis agregado un blog que no os suena.
Espero que os guste la nueva versión.

Confesión

Bueno, aquí estamos una vez más.
En realidad creo que de un tiempo a esta parte mi inspiración ha volado al igual que mis conocimientos biológicos en período de vacaciones, no se cómo continuar este blog ni qué fin le puedo aplicar ahora mismo...por ahora sólo comentaros qué pretendí con el estos últimos y caóticos meses.
En un intento de no hablar de mi misma cree un personaje ficticio; Ela. Por desgracia, se acabó pareciendo tanto a mí que escribí partes de mi propia vida sin saber a ciencia cierta si eran verdad algunos de los sentimientos confusos que me atribuía. Aunque otros tantos son tan ciertos como que mi nombre es Andrea y estoy en segundo de Biología.
En realidad ahora entiendo gracias a seguir otros blogs que sólo lo hice para desahogarme y me pasé de literaria cuando soy de ciencias, y cuando no se continuar con el proyecto se queda parado. No es nada nuevo, me ha pasado con un montón de diarios que he empezado y que al final tienen como 10 o 20 páginas en blanco.
Sí, soy bastante inconstante.
Por eso ahora este blog no tendrá más ficción, sólo reflexiones de una chica de 19 años que a veces tiene la sensación de vivir una adolescencia un tanto a destiempo.
Espero que os siga gustando de todas maneras.
Saludos a esas personitas que me han seguido todo este tiempo :)
Andrea

jueves, 11 de agosto de 2011

Actualizando

Escribiendo desde una de esas nuevas tablets que a todo el mundo tiene impresionado me he dado cuenta de que hace mucho que no escribo y que tengo el blog abandonado.
Mis disculpas.
En breves hablare mas por aquí.
Kisses

lunes, 11 de julio de 2011

Ya que hablan en mi nombre...

Hola, mi nombre es Ela. Ya he visto que en este blog habéis visto alguna de mis reflexiones, momentos algo amargos, y reflexiones dulces, también. Habéis podido comprobar algunas maravillas que se sienten en la ciudad a la que llamo hogar, cosas mágicas, pero también cotidianas, cosas que puede que vosotros también sintáis allí donde nacisteis. 
En realidad soy bastante normal, tengo mis peculiaridades, como todos, alguna manía ( unas confesables, otras no tanto)...no sé, simplemente a la que le dio por escribir aquí debe creer más en mí que yo misma. Lo de subestimarme me dicen que me pasa a menudo, bah, qué le voy a hacer.
Si me vierais en persona diríais que soy algo bajita, de pelo alborotado y ojos grandes. Dependiendo del día pensaríais que visto informal, trench, roquera, deportiva, pija, descuidada...de hecho, sigo sin saber qué estilo prefiero.
Nunca llevo un número par de pulseras en la mano derecha y nunca me voy de casa sin reloj. La agenda, imprescindible. Me gusta el flequillo, pero no lo soporto delante de los ojos al bajar la vista, que, por otro lado, siempre voy así, mirando al suelo, pocas veces voy mirando al frente. No sé si es timidez, o miedo, a lo mejor son ambas.
Me importa lo que digan de mí, por que de muchas cosas no me doy cuenta. Antes no sabía que hablo demasiado, o que no me puedo estar quieta en la silla, que me toco el pelo de continuo, rizando los rizos, que a veces miro a los ojos al hablar, y otras soy esquiva, o mato con la mirada, depende del día.
Me encanta estar rodeada de gente y a la vez estar sola, me irritan cosas que luego me parecen adorables, me río de las cosas malas que me pasan y lloro si me sale algo bien. Ah! y tengo por gran enemigo el Karma.
No sé que más deciros, supongo que por aquí seguiréis leyendo algunos minicapítulos, a veces las cosas son bonitas así, en instantes; y a veces son tan tristes que aparto la mirada de mi propia vida.
Espero que, de todas formas, no os resulte demasiado vago, o que os produzca hastío. Soy así, sin definir...Sólo un cuaderno al que le faltan muchas hojas por escribir.

viernes, 8 de julio de 2011

Instantes

Es increíble cómo te cambia un instante, cómo hace ese mínimo espacio de tiempo que todo se tambalee adoptando un nuevo sentido que antes pensabas que ya nunca volverías a experimentar.
Nunca digas nunca, ahora lo comprendo, y sobre todo te comprendo a ti.
Comprendo qué es lo que sientes cuando esas dos palabras acarician el aire, cómo te sientes cuando una carcajada de felicidad se escapa con el viento,dando lugar al silencio que se produce después y que dura un instante, un instante que puede durar horas, minutos, segundos... o para siempre, un instante que recuerdas siempre que nos echamos de menos...
Ése instante que dura lo que dura un beso.

miércoles, 15 de junio de 2011

Silencio

Me he olvidado de la música.
Así de simple, así de horrible...esa serena certeza.
Me he olvidado de la música.
Pensaréis que es ridículo, pero no, esta vez el vacío es tan absoluto que ni ella me acompaña. Ahora mismo estoy en el autobús de transporte metropolitano, saliendo de la ciudad, hacia mi casa. Mi reproductor de música se ha quedado sin batería, pero eso no es nada trágico...lo trágico es el silencio que grita en mi cabeza.
Hace tan solo unos minutos no lo percibía, estaba centrada en esa sonrisa triste que enmarca las despedidas, en verle marchar, de espaldas a mí, mientras yo esperaba a entrar en el bus.
Entonces, en cuanto encontré un sitio para sentarme y miré por la ventana, esperé a que surgiera, conocía la sensación : en cuanto dejara de pensar en ese último beso, en cuanto el vehículo arrancara y me llevase de vuelta a casa, en mi cabeza empezaría a resonar una canción, fuese por el motivo que fuese. Podría ser una que me acababa de hacer escuchar él, una que se me hubiera acordado por alguna frase, por algún momento de esos que se te quedan grabados, una que no se me hubiese ido de la cabeza en todo el día...
Y sólo encontré silencio.
Si.
Silencio.
Oscuro, irónico, macabro, triste silencio...y lo único que pude pensar es que me lo enviaba el Karma.
Por primera vez en mi vida no escuchaba música ni me aislaba del mundo hasta llegar a mi destino, si no que por mucho que buscara en mi cabeza, sólo oía el retumbar del molesto motor del autobús, las conversaciones banales de quien se encuentra por casualidad en él con un conocido a quien en realidad no tiene nada que contar y que no siente necesidad de ver, los chillidos de adolescente de alguna que comparte con sus amigas la mirada que le dedicó el "buenorro" de la segunda fila...durante 3 segundos exactos.
Y (cómo no) la típica conversación con el conductor que empieza por..."vaya, parece que cambia el tiempo..."
Si.
Hay momentos en los que, aunque quieras, el mundo no te deja refugiarte, ni tan siquiera de ti misma.

sábado, 4 de junio de 2011

Despedida...

Entrelaza su mano con la de ella, la mira a los ojos, esos ojos que ahora brillan por las lágrimas que no dan caído, y le dice:
- Mira esto- alza sus manos unidas- ¿encajan?
Ella asiente con una media sonrisa.
-Pues entonces, ¿ Para qué quieres más?


Russian Red onde a chuvia é Arte


En este espacio quería hacer especial mención a un concierto al que fuí este sábado pasado y que fue uno de los que más disfrute en lo que llevo buceando por este tipo de música indie/rock/alterativa: Russian Red en SdC.

Una hora y media de tranquilidad, armonía, letras que emocionan y música que te guía hasta la calma, además de momentos divertidos como con la canción Cigarettes y They don't believe que le aportaron un toque fresco y chispeante al concierto.
Mi enhorabuena a Lourdes, Charlie y demás componentes que  han conseguido hacerme pasar un gran rato con mis amigas mientras disfrutaba de la buena música. :)

viernes, 27 de mayo de 2011

Y decirte...

Él espera su respuesta en el chat desde esta mañana, ella; pese a la confianza, no sabe como decirle todo eso; responder a una pregunta muy sencilla que a la vez es complicada, de respuesta abstracta; qué piensa de él, decirle algo que no sepa ya...es como preguntarle por lo que más guarda para ella, para sí misma, hacer que salga de dentro y quedar al descubierto por completo...pero, a su pesar ( en parte), después de ese juego incansable de no decir nada, se decide, y escribe:
"Me encanta tu sonrisa de niño cuando haces travesuras, los ojos que veo difuminados al estar tan cerca que puedo sentir tu respiración haciéndome cosquillas en la cara, la manera de cogerme entre tus brazos y alzarme cuando estamos en la calle, tus palabras bonitas que me hacen gracia y a la vez me hacen poner caras raras por que eres demasiado cursi...y de pronto te vuelves un chico malo que pondría roja a la más mojigata. ¿ que por qué no creo que estés loco? por que un loco, dentro de lo que cabe, tiene su orden dentro de su locura, pero tu..eres impredecible, tan pronto estás sonriendo como estás serio, pensativo, tierno, cariñoso, envarado, extraño en los temas de conversación, clásico, heavy o romántico...
Contigo nunca hay garantías, siempre me sorprendes día a día, y a la vez me acostumbras a esos altibajos extraños, sólo hay algo de lo que estoy segura contigo, y es que, por ahora, no tengo nada que me guste más que lo que tenemos ahora. Te quiero."
Lo envía y espera la respuesta, sabe que lo más probable es que haya unas risas y luego algo de cariño en respuesta, pero siempre se pregunta cómo será su cara, sus gestos, cuando lee eso en su ordenador, lejos de ella...si tendrá la misma cara que ella cuando lo ve aparecer en el chat.

Un pequeño detalle...





Para aquellos que me acompañan desde mis tiernos años de cuna; no es mucho, pero a veces hasta el homenaje más sencillo es mejor que muchas palabras vacías.
Gracias Queen.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Sonríe

Podría decirse que no es una chica muy culta o intelectual, tampoco entiende de políticas, negocios, mentiras, y demás asuntos varios que dominan la comunidad adulta. Tampoco es capaz de entender por qué la gente se destruye a sí misma y a los demás, siendo el mejor regalo dar vida y dejarla estar.
Pero hay algo de lo que sí entiende...sabe de sentimientos, de sonrisas, de momentos robados dulcemente al tiempo que se escapa de las manos, sabe reír al ver la sonrisa de un niño, o la cara de asombro que se le queda a una niña cuando se le apoya una mariposa encima por primera vez. Sabe llorar de alegría y sonreír con tristeza cuando se la juega la vida, a ella o a más gente. Entiende de atardeceres en playas calmas, de brisas nocturnas y cielos estrellados, entiende de besos y caricias robados, regalados, de miradas cómplices y cosquillas traviesas, Recuerda con alegría las risas de sus amigas, el cosquilleo del sol sobre su piel desnuda acariciada por la arena, la sensación de paz en la cumbre de ese monte, como compañía, al lado suya, la bicicleta.
Puede que no sea una chica 10, que no sepa desenvolverse demasiado en un mundo de adultos tan retorcido y cruel, puede que un día se le apague la sonrisa cuando vea que no todo va bien.
Pero siempre sabrá ver que lo mejor de la vida está en esos instantes que, como fotografías, se te quedan grabados en la memoria, momentos que puede que no duren más que 3 segundos, pero que son los momentos que tejen la felicidad.

lunes, 23 de mayo de 2011

New message in the inbox

"Sun kissed Coral" pone en la etiqueta de ese botecito de vidrio transparente que promete colorear de atardecer la superficie de sus uñas cortas. Un color flúor muy en contraposición con los tonos oscuros que ella suele ponerse. "Demasiado llamativo"-piensa-"Así no parezco yo".
El pincel avanza con la suavidad propia de una acuarela sobre el lienzo mientras ella frunce el ceño, pero no detiene el pincel; ni tan siquiera deshace lo ya embadurnado, sabe que en el fondo quiere ese cambio, o al menos su subconsciente la anima a ello fervorosamente. ¡Qué ridículo! ,podrían pensar algunos, que el simple hecho de ponerse un color en las uñas cause tal conmoción, tal inquietud, pero todo tiene su motivo.
Ella mira a su alrededor, se mira a sí misma, reflejada en cada esquina de aquella habitación. A veces no se reconoce, le parece haber vuelto a su antiguo yo, aquella época Barbie de ingenuidad devastadora.
Pero suspira y niega con la cabeza. "No"-piensa-"nada más lejos".
En la habitación, como música de fondo, mientras empieza a oscurecerse el cielo tras la ventana abierta y cae la lluvia, suena el rasgar de una guitarra acompañando una voz melancólica entonando "Gone, play on". Todo muy acorde con su estado de ánimo, todo menos ese color coral.
Contempla pesarosa esos apuntes, esas hojas a lápiz y todo ese papel derrochado, gastado con ideas vanas, ciencias varias y nombres imposibles que se encuentra en su escritorio. Piensa, y ojalá erróneamente, que no le servirán en absoluto, que como hasta ahora ha demostrado, está destinada a ese superficial fracaso, a intentar sentirse bien consigo misma en la superficie mientras va acumulando error tras error.
Una lágrima traicionera le recorre la mejilla encendida de rabia e impotencia, pero sobre todo de indecisión.
Entonces una vibración baja la saca de su estado de inercia. Coge el teléfono de encima de la mesa y lee...tiene un nuevo mensaje. Da unos cuantos toques a la pantalla táctil y ésta, obediente, muestra el contenido y el remitente del pequeño texto.
Bueno, parece que no todo es tan desastroso...sonríe enjuagándose esas lágrimas, contesta y vuelve a ese estudio tan poco gratificante y sacrificado.
En esos pequeños mensajes se esconden los "te quiero".

sábado, 21 de mayo de 2011

Presentando...

Caminas por la acera en medio del frío, de la gente, de la misma ciudad que te vio crecer entre sus viejos muros y sus lágrimas de lluvia eterna. Pero nunca es lo mismo, las notas cambian cada día, y junto a ellas todo se transforma.
La ciudad, ese gran titán de piedra, y tú, os disfrazáis de mil emociones distintas, no tiene lugar aquí la rutina, basta quererlo, basta estar atentos y dejarse llevar. Sólo hace falta un simple gesto.
Entonces buscas, pulsas play y vuelves a caminar, las notas fluyen, su voz te arrulla, cada canción suya es diferente, te inspira, te da fuerza, te arropa, hace que te sientas eufórica; ese acorde llena la calle y esos muros de la perfecta melancolía, dibuja en cada pared, cada paseo y cada árbol una sensación contada con mil historias distintas.
Cada palabra escrita en esos versos es la adecuada al momento que estás viviendo, sabes que nada sería igual si no los tuvieras a ellos, si no cantaran lo que tu sientes y que debes sacar de dentro, son tu musa, tu amiga, tu escenario, tus sentimientos, tu tristeza, tus lágrimas de alegría, son todo lo que te acompaña embrujándote en tu camino cada día...son tu grupo favorito, tu banda sonora, tu hechizo.
Entonces te das cuenta, llegas y tienes que pulsar el stop; por desgracia ciertos sitios necesitan de ese macabro silencio para cumplir ciertos fines. En cuanto lo pulsas, toda esa magia enmudece, todo pierde algo de vitalidad e incluso algo de sentido.
Pero luego lo notas, sus acordes están en tu cabeza todavía, esperando al momento en el que puedas volver a escucharlos. Por que volverás a sentirlo, es la llamada, es la hora de que fluya...es Música